Ka

Según tenemos entendido, los egipcios consideraban que el ser humano estaba formado por una serie de elementos, unos materiales y otros inmateriales.

ka

Entre los elementos más importantes tenemos el cuerpo físico, el corazón, el anj, el ka, el nombre, la sombra y las energías sejem y heka.

Ka fue creado por el Dios egipcio Jnum, con su torno de alfarero. Él era también el encargado de depositarlo en el cuerpo de los niños cuando nacían.

Se representó mediante dos brazos que se elevan verticalmente formando un ángulo recto y que terminan en manos.

Pese a haber sido traducido de forma incorrecta como “espíritu”, este elemento es el que posibilitaba la vida del individuo y como tal lo tenían tanto los vivos como los difuntos o los dioses. Se creaba a la vez que el cuerpo, como un elemento gemelo.

Gaston Maspero (1893) lo define como “doble vital”, aunque también se ha empleado el término “gemelo”.

El Ka necesitaba alimentación y bebida para subsistir tras la muerte, así como contar con elementos materiales que pudiera reconocer tras la muerte: el cuerpo o una estatua. Por ello, como habitáculo del ka, el egipcio momificaba el cuerpo y colocaba estatuas que reproducían sus facciones en el momento de mayor esplendor físico. Sin embargo el ka no tenía movilidad y necesitaba al ba para poder alcanzar la parte espiritual de las ofrendas que se entregaban diariamente en el culto funerario. La eliminación del ka suponía la muerte definitiva y la imposibilidad de disfrutar de vida eterna.

Al hilo de Ka, vamos a hablar de la Tumba QV55 situada en el Valle de las Reinas, en la necrópolis tebana. Fue construida durante la dinastía XX para Amenhirjopshef, hijo de Ramsés III y descubierta e investigada en 1904 por una expedición arqueológica italiana dirigida por Ernesto Schiaparelli, director del Museo Egipcio de Turín.

0053

Al igual que en la QV44, en las paredes hay pinturas muy detallistas en las que Ramsés acompaña a su hijo, representado como un niño, para presentarle a los distintos dioses. En la sala funeraria están reproducidos algunos capítulos del Libro de los Muertos.

Se encontró un sarcófago de granito rosa inacabado y una pequeña caja que contenía un feto envuelto en vendas. Se desconoce si se trata de  un hermano de Amenhirjopeshef fallecido antes de su nacimiento, aunque también podría ser un gemelo del príncipe nacido sin vida.

Los antiguos egipcios pensaban que cada niño tenía un gemelo y a éste se le relacionaba con su Ka, es decir su fuerza vital. El Ka partía al cielo en el momento del nacimiento, mientras que el príncipe permanecía en la tierra. Quizá un cúmulo de circunstancias llevaron a pensar que éste gemelo mítico era el niño nacido antes de llegar a término.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s